Música para restaurantes sin derechos de autor

A la hora de buscar una conexión con tus comensales, todo cuenta. Hablemos de la música para restaurantes sin derechos de autor y de lo que puede hacer por tu negocio.





Música para restaurantes sin derechos de autor - Método Gas




La música y su poder



Para empezar, debemos comprender cómo afecta la música a las personas. Multitud de estudios científicos han demostrado que esta influye en nuestra psicología y que ejerce una importante influencia emocional. Incidiendo así, en nuestros procesos mentales, sensaciones y percepciones.



Los efectos de la música se comienzan a investigar a principios del siglo XX. Por una parte, desde un punto de vista psicofisiológico se trata de demostrar que la misma contribuye al equilibrio entre los dos hemisferios del cerebro. Su fundamento se encuentra en que la transmisión de ondas desde el oído hasta el cerebro, pasando por el sistema nervioso central, se localiza en las zonas que regulan nuestras emociones. De ahí dicha conexión.



Por otro lado, desde la visión educativa, con la cual queda patente la relación entre la música y la inteligencia emocional. Se afirma que escucharla de la forma adecuada permite desarrollar y controlar ciertas habilidades como la empatía. Así, los expertos recomiendan la educación musical como un medio de expresión muy completo.



Además, se ha tratado de buscar el motivo por el cual nos gustan unas canciones u otras. La revista GQ recoge el estudio de la profesora Elizabeth Margulis On repeat: how music plays in the mind, en el que se cuenta que «una gran parte de la música que escuchamos ya la conocíamos, es decir, son canciones que ya habíamos oído las que, por un motivo u otro, se convierten en nuestras favoritas».



La experta también afirma que la repetición es clave para que una canción te provoque un sentimiento. Por lo tanto, entran en juego el número de veces que la escuchamos y la estructura reiterativa de la misma. De aquí vienen los estribillos y las palabras repetidas en los temas.



Por último,  señala otros elementos como los recuerdos que nos evoque la canción en sí misma o el tema que trata.




El audiomarketing en los negocios


Cualquier tipo de negocio que esté abierto al público, debería tener en cuenta el impacto que causa la música en este. Eso sí, no vale cualquier música, ya que esta debe ser seleccionada cuidadosamente en función de tu público objetivo, de tu marca y de lo que pretendes transmitir.



El especialista en branding Karlheinz Illner, cuenta que “el concepto de instore music o background music es importante y significa crear un programa musical único para establecimientos de marca. Es como el DJ de la marca. En un proceso creativo los valores de la marca son traducidos en un programa musical. El principal desafío es seleccionar las canciones adecuadas, como un DJ”.



Los beneficios de realizar una correcta selección musical han sido analizados en profundidad en el sector del retail, de tiendas de ropa o de supermercados. Sin embargo, vamos a centrarnos en el sector hostelero.




Musica para tu restaurante


Está demostrado que poner música en tu restaurante puede influir en el apetito, el sabor e, incluso, en el consumo de tus comensales. Eso sí, no olvides que esta debe estar a un volumen adecuado, para que no distraiga en exceso la atención y permita mantener una conversación agradable.



Música para restaurantes sin derechos de autor - Método Gas




Un estudio de la Universidad de Arkansas ha mostrado resultados increíbles y es que los invitados comieron más al escuchar jazz y menos al escuchar hip hop. Concluyendo así que estos «se alegraban más al escuchar música de ritmos armoniosos, lo que hacía que su apetito creciera.»



Además, uno de los científicos que participó en el mismo, Thomas Hummel, afirma que cuando comemos, es evidente que no solo el paladar determina lo que comemos y cuánto comemos, el ambiente acústico también juega un papel importante. Nos permite comer más rápido, nos deja con más hambre, cambia la amabilidad de los alimentos, convierte la comida regular en algo especial. También puedo imaginar que esto puede cambiar la profundidad de nuestros contactos sociales”.



Y por si fuera poco, Charles Spence científico de la Universidad de Oxford, también conocido como el investigador del buen comer, ha creado algo llamado gastrofísica, basándose en que “los placeres de la comida residen principalmente en el cerebro y no en la boca”.




Cómo ambientar tu restaurante


De la misma forma que le damos importancia a la iluminación, la cubertería que escogemos o la decoración de nuestro restaurante. Elegir un hilo musical adecuado a tu marca va a depender de ti, pero desde Método Gas queremos echarte una mano con las mejores plataformas de música para restaurantes sin derechos de autor.



Música para restaurantes sin derechos de autor - Método Gas

  • Jamendo: puedes disfrutar de dos semanas de prueba gratuita y posteriormente seguir trabajando con ella desde 49€ al mes (dependiendo del plan que necesites). Es la plataforma escogida por empresas como McDonald’s, Swarovski o Carrefour.
  • Free Music Projects: cuenta con amplia variedad de estilos musicales 100% libres de derechos de autor y puedes obtener una licencia comercial a partir de 29€.
  • Audio Micro: además de música cuenta con efectos de sonidos y diferentes sonidos de ambiente. Puedes acceder a diferentes planes de suscripción desde 112€ al mes.
  • Sound Cloud: te ofrece lanzamientos comerciales, sesiones de DJ y remezclas sin conexión y sin anuncios. Puedes probarla gratuitamente durante 30 días.

Ya solo falta que le eches un vistazo a la música para restaurantes sin derechos de autor y que selecciones adecuadamente lo que quieres que escuchen los comensales mientras prueban tus platos. No lo olvides, la música es parte fundamental de la sensación que se llevarán cuando salgan por la puerta. ¡No falles en eso!

Descarga Gratis


¿Quieres ganar más dinero con tu restaurante?

Si de verdad quieres conseguir vender más en tu restaurante, en esta guía vas a descubrir las claves

Lo quiero